Nicaragua: 11 muertos en víspera de reanudación de diálogo y en medio de convocatoria a huelga nacional

En nuevos choques entre manifestantes y fuerzas del Gobierno 11 personas murieron en la víspera de la reanudación del diálogo para intentar resolver la crisis del país centroamericano.

© Bienvenido Velasco / EFE | Integrantes de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia durante una conferencia de prensa para anunciar el nuevo paro nacional del próximo 13 de julio y la marcha “Juntos somos un Volcán”. 6 de julio de 2018.

Por France 24

 

Policías, agentes antimotines y otros grupos armados oficialistas intentaron controlar las manifestaciones opositoras en las ciudades de Diriamba y Jinotepe y ocasionaron la muerte de al menos once personas, según informó el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh).

En hecho ocurre en víspera de la reanudación del diálogo nacional para intentar resolver la crisis que atraviesa el  país centroamericano y al tiempo que representantes de la alianza, conformada por líderes estudiantiles, organizaciones sociales, campesinos y la empresa privada, convocó a los nicaragüenses a participar de la marcha “Juntos Somos un Volcán” el jueves 12 de julio, un paro nacional el viernes 13 y una caravana por la capital, el sábado 14.

“Estamos unidos por una lucha justa, cívica y pacífica, y queremos que esto sea una respuesta inmediata de Daniel Ortega al adelanto de las elecciones” manifestó Valeska Valle, miembro de la coalición universitaria, quien pidió a los auto convocados del país a sumarse a la iniciativa.

El sábado siete de julio, el gobernante Frente Sandinista convocó a una “Caminata por la Paz” en Managua, donde simpatizantes y trabajadores del estado son movilizados y acuerpados por la policía Nacional mientras que se había convocado un acto de la Alianza Cívica pero fue reprogramado para evitar focos de violencia.


“Operación limpieza” continúa en todo el país

En varios departamentos aún continúan cientos de personas atrincheradas en las barricadas o “tranques” que pobladores han levantado en defensa de sus territorios y rebelión cívica contra el Gobierno, mientras la policía y grupos de civiles armados afines al gobierno realizan operativos para despejar las vías denominados “Operación Limpieza”.

El jueves cinco de julio, una “limpieza” en el barrio indígena de Sutiaba, León, al occidente del país, dejó a 3 jóvenes muertos y una veintena de personas heridas por armas de fuego. Según versión de familiares y organismos locales de derechos humanos, los paramilitares y la policía atacaron a balazos a los jóvenes que mantenían las barricadas y detuvieron a unos 15 vinculados en la protesta.

La vicepresidenta del país, Rosario Murillo, dijo que estos operativos tienen como objetivo la “restauración de la seguridad” en el país. “Cuando digo seguridad me refiero a ese derecho que tenemos todos de movilizarnos a trabajar, movilizarnos para procurar salud, a nuestros cultos, templos… poder llegar a los lugares donde debemos ir, porque ese es un derecho humano esencial”, expresó.

 

 

 

 

 

Anuncios

Deja un comentario