La violencia en Nicaragua fue financiada: Daniel Ortega

Desde el pasado 18 de abril se ha registrado una ola de violencia en Nicaragua que han promovido grupos violentos vinculados a la oposición del Gobierno sandinista del presidente Daniel Ortega, quien ha realizado varios llamados al diálogo por la paz del país centroamericano.

Daniel ortega nicaragua

Foto: TeleSur


 

En entrevista exclusiva con la presidenta de teleSUR, la periodista Patricia Villegas, el mandatario relató su parecer ante los casi 100 días de violencia que ha afectado a su país.

El mandatario expresó que en los meses recientes hubo una “acumulación de la violencia”, gestada con mayor fuerza desde el regreso del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) al Gobierno en 2007. “No había desaparecido (la violencia) de nuestro país, pese a que habíamos alcanzado la paz”, aseguró.

“Los representantes de Estados Unidos (EE.UU.) y los grupos económicos le decían al pueblo que no había que votar por el Frente porque se produciría nuevamente la enemistad con ellos”, indicó y agregó que “ellos no podían entender ni asimilar que el Frente retornara el Gobierno por la vía electoral”.


Re-edición de la guerra de los 80

El equilibrio se rompe a partir de los empresarios, señala el mandatario. Pese al crecimiento de la economía, que se había producido por el entendimiento entre el Gobierno y el bloque empresarial, Ortega responsabilizó a “un grupo de congresistas enemigos de todo lo que es la Revolución” del quiebre definitivo.

“El veneno lo pone el intervencionismo estadounidense a Nicaragua, ahí está la raíz del problema. Si EE.UU. respetara al país, respetara lo que decidimos los nicaragüenses, independientemente de la ideología, respetara un acuerdo entre el país, os trabajadores y los empresarios, los empresarios estarían trabajando con Nicaragua“, afirmó.

El mandatario manifestó que muchos de los hechos de violencia han sido amparados por la Iglesia católica del país y hace eco de las palabras del cardenal Leopoldo Brenes. “Él decía ‘tenemos que luchar por la paz, lo más importante es la paz'”, recordó.


Participación de la Iglesia

Aclaró que no toda la Conferencia Episcopal es parte de esta conspiración de violencia, ya que “fueron casos de algunos sacerdotes que prestaron sus templos para que se convirtieran en cuarteles, incluso torturaron gente que capturaban, con la presencia de un sacerdote”, afirmó.

El mandatario Ortega destacó el papel del Papa Francisco en el conflicto y agradeció su llamado al entendimiento. “Él siempre está por la paz, indiscutiblemente, en eso es muy firme, en defender la lucha por la paz”, señaló.

Con respecto a la implementación de una reforma, el mandatario indicó que hoy más que nunca, urge aprobarla, “pero tenemos que buscar cómo hacerlo, logrando consenso”. “La seguridad social no se puede sostener, menos aún con el golpe que ha sufrido la economía”, apuntó.


Financiamiento de grupos armados por parte del Gobierno

El mandatario negó tajantemente el financiamiento de grupos violentos para perseguir a la población de su país. Acusó, en cambio, a “bandas organizadas, armadas, auspiciadas por la derecha y organismos de inteligencia que vienen desde organismos de EE.UU.”, y los responsabilizó de ejecutar las acciones que asedian a Nicaragua desde abril.

“Si aquí vamos a hablar de paramilitares, los únicos son los grupos de la derecha. Tenemos fuerzas armadas, ejército, policía, que son constitucionales. Y a la par, hay una fuerza clandestina, armada, que se ha convertido en el instrumento de muerte del golpe de la derecha”, dijo el presidente.


Exsandinistas contra Ortega

Sobre los exsandinistas que desde la llegada de Ortega al Gobierno han manifestado su animadversión al Frente, el mandatario afirmó que ellos “ayudan a hacer campaña a los golpistas en contra de Nicaragua”.

También se expresó sobre las opiniones de algunos referentes progresistas, como el expresidente uruguayo José “Pepe Mujica”, o el líder español Pablo Iglesias.


Factores externos

El mandatario sostuvo que la base política de la conspiración contra países como el suyo, además de Cuba y Venezuela está en Florida, Miami, EE.UU.

“Ahí están congresistas y senadores que sienten que es un deber de ellos acabar con el sandinismo” porque “no pudieron hacerlo en la guerra de los 80”, y ante el retorno del FSLN al Gobierno en 2007, dichos congresistas “buscan el financiamiento para que lo apruebe el gobierno de EE.UU, y a la vez mueven financiamiento por otra vía para que esta gente pueda desarrollar sus planes”.

Lo mismo se ve, denunció el mandatario, dentro de organismos como la Organización de Estados Americanos (OEA), acusando que ahora el país se ve perseguido por naciones cuyas administraciones “tienen una mentalidad revanchista que ya llega a hacer ingerencista. –sn–

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

 

 

 

Anuncios

Deja un comentario