Serena Williams y las tres advertencias de la discordia

© AFP | La estadounidense Serena Williams discute con el juez de silla portugués Carlos Ramos durante la final del Abierto de Estados Unidos, el 8 de septiembre de 2018 en Nueva York.

Por AFP

 

 

Manos a izquierda y derecha. Una señal y un primer aviso. Una raqueta rota, un “mentiroso”, un “ladrón” y un juego menos. Serena Williams recibió hasta tres advertencias por su comportamiento en la final del US Open ante Naomi Osaka, marcada por una discusión con el juez de silla Carlos Ramos que ya es historia viva del tenis.

Todo empezó como lo suelen hacer estas cosas, con algo pequeño que crece de manera imparable. En este caso, una orden de su entrenador, el francés Patrick Mouratoglou, y un primer warning.

Su técnico, desde la grada, movía sus manos en paralelo, a izquierda y derecha, queriendo explicarle algo en el segundo juego del segundo set. Así lo reconoció más tarde en una entrevista con la ESPN, explicando que es una práctica habitual.

El portugués Ramos lo vio. Primera advertencia.

Serena comenzó su desconexión. “No hago trampas para ganar. Prefiero perder”, le dijo, levantando la voz.

Tras una conversación entre ambos en el tercer juego, todo pareció calmarse. Williams le quebró el saque a su rival en el cuarto, tomando una ventaja de 3-1… pero la paz duró poco.  –sn–

 

cropped-Identidad_cabecera-04-3.png

 

 

Anuncios

Deja un comentario